Ayuntamiento de Ortigueira

Logotipo Concello de Ortigueira

Iglesia parroquial

La iglesia del antiguo convento es la parroquial de la villa de Santa Marta desde 1848. De nueva construcción, se levantó según el proyecto y bajo la dirección del maestro de arquitectura lugués Blas de Barros. Adosada a las que fueran el resto de las dependencias monacales, tiene planta de cruz latina con una sola nave, cabecera con capillas laterales, una única torre y claraboya de tambor sobre el crucero.

Se accede a la puerta principal por un pórtico de cuatro arcos, con un piso superior abalconado. La torre de tres cuerpos de ancho decreciente tiene treinta y seis metros de altura. Se trata de la única pared de la nave que se ve desde el exterior, al lado sur, ya que las demás están unidas al antiguo convento. Presenta unha hermosa portada de tres cuerpos.

El material empleado es cantería de granito en esquinas, marcos de las puertas, ventanas y adornos. El resto es de cantería revocada, excepto los dos cuerpos superiores de la torre, todos de cantería. El interior está cubierto por una bóveda de cañón. Toda la cubierta se divide en ocho compartimentos, a los que hay que añadirle un noveno, de planta cuadrada, que corresponde al crucero. Los arcos que la sostienen descargan sobre grandes pilastras toscanas unidas al muro.

Anteriores a la construcción del templo parroquial son los importantes retablos que guarda en su interior, así como una lápida sepulcral de alabastro con letras góticas del siglo XVI, que guarda los restos de Martín de Basoa.

Tanto el retablo del Altar Mayor como el del Rosario son obra del maestro tallista Juan Domínguez de Estivada. El primero de ellos es de 1766. Consta de dos cuerpos y, a pesar de que tiene nueve metros de largo, tiende a la verticalidad. Domina el arquitectónico sobre el escultórico. Incluye tallas de Santo Domingo –que lo preside-, Santa Rosa de Lima, Santa Catalina, San Pedro Mártir, San Francisco de Asís, la Fe y la Justicia. Los corona un altorrelieve de la Virgen del Rosario. Se pintó y decoró por primera vez en el año 1859.

El retablo del Rosario está realizado en madera de nogal. Tiene también dos cuerpos y destaca en él una sutil decoración. Su aspecto actual es el original, ya que nunca fue pintado ni dorado. Al igual que el retablo del Altar Mayor es de gran calidad y tiene grandes imágenes talladas en madera que muestran posturas y vestimentas variadas. El del Rosario acoge las del Padre Eterno –en el remate superior-, la representación de la Visitación a María, la Virgen del Rosario, San José y San Joaquín. Ambos retablos fueron restaurados en 1998.



© CONCELLO DE ORTIGUEIRA