Ayuntamiento de Ortigueira

Logotipo Concello de Ortigueira

El convento de Santo Domingo

En 1302 llegaron a Ortigueira los religiosos de la Orden de Pregadores, fundada por San Domingos de Guzmán, donde levantaron un convento. La construcción de la antigua iglesia conventual –hoy desaparecida- comenzó hacia el año 1302, y se prolongó a lo largo de varias etapas debido a problemas económicos.

Sus constructores –que se encargaron también de las capillas- fueron miembros del denominado taller Lucense II. Posteriormente trabajó también en el convento el maestro Gómez González.

En el siglo XVI continúa la fundación de varias capillas. Algunas, como la de San Bartolomé, fueron mejoradas con las contribuciones de Francisco Montero y de su esposa María Vieira, cuya lápida se conserva actualmente en la capilla de O Rosario.

Otro benefactor de este convento fue el vizcaíno Martín de Basoa, quien costeó la construcción de la capilla, el altar mayor y su retablo después de que se quemasen a mediados del siglo XVI. Su sepultura estuvo en esa capilla hasta que el siglo XVIII fue situada en el crucero de la nave central.



© CONCELLO DE ORTIGUEIRA