Ayuntamiento de Ortigueira

Logotipo Concello de Ortigueira

Usos tras la desamortización

Parte de las estancias del convento de Santo Domingo se destinan a almacén de sal y tabacos, así como oficinas de la Hacienda Real. El claustro grande pasaría a servir de cárcel. Unos años más tarde, en 1839, el convento serviría además para alojar a las tropas.

En 1841 el ayuntamiento muestra interés por adquirirlo en propiedad –en ese momento está en manos del Estado- para reconvertirlo en iglesia parroquial. Lo conseguiría un año más tarde. El convento ya era propiedad municipal y comenzaría a funcionar como iglesia parroquial en 1849.

Diez años después, en 1859, comienza el derribo de parte de las instalaciones para ampliar el cementerio. Esta demolición le afecta a la parte más arruinada del edificio: capilla mayor, sacristías, capillas colaterales y cuerpo principal. El resto de la construcción, con su fachada principal y la Torre –que sería trasladada a la parroquia de San Adrián de Veiga en el s. XIX- quedó para capillas del mismo cementerio. En la actualidad, un parque ocupa el lugar de la vieja iglesia parroquial de Santa Marta.



© CONCELLO DE ORTIGUEIRA