Ayuntamiento de Ortigueira

Logotipo Concello de Ortigueira

Baja Edad Media

Alfonso IX y su hijo Fernando III decidieron fortalecer sus reinos aplicando una política proteccionista. Sucedió en el período que comprendieron sus reinados, entre los años 1188 y 1252 y continuó de la mano del hijo de Fernando: Alfonso X El Sabio.

En el año 1235 el territorio de Ortigueira estaba incluido en el Condado de Trastámara. Por esa época aparece citada Santa Marta de Ortigueira como villa. Su fundación con este título contó con el apoyo del conde don Rodrigo Gómez, que administraba estas tierras en nombre rel rey, como tierras de realengo.

Tendrían que pasar veinte años para que en 1255 el rey Sabio le otorgase la carta del Fuero de Benavente. De este modo pretendía asegurar la protección de la nueva villa, dándole el derecho de contar con puerto y murallas, entre otras mejoras económicas. En cambio, los hombres buenos y caballeros tendrían que acudir en la defensa de las tierras del rey siempre que éste lo solicitase.

Las mercedes que se le otorgaron a Ortigueira eran las típicas en aquella época: el puerto, los almacenes de sal, el sello, la señal o distintivo de la villa y sus límites –desde el Coydo de Vares hasta los confines de As Capeladas y el mar-.

Desde la época castreña era habitual la reunión de los naturales de la comarca alrededor de algún recinto. En estas asambleas con las jerarquías locales intercambiaban productos, ideas y actos, típicos de la cultura de ese momento. La tradición aún persiste en la tierra de Ortigueira, en lugares situados al pie de un castro en una encrucijada de caminos –como es el caso de San Claudio- a unos cien metros del recinto castreño.



© CONCELLO DE ORTIGUEIRA