Ayuntamiento de Ortigueira

Logotipo Concello de Ortigueira

La llegada del ferrocarril

La escasez de infraestructuras en materia de comunicación jugó un papel importante en el desarrollo económico del ayuntamiento. Este hecho imposibilitó un rápido acceso a los mercados. En estos años comenzó a demandarse la construcción de una línea férrea que uniese la costa cantábrica. Sin embargo, las primeras gestiones no se producirían hasta la década de los 60 del siglo XIX.

Las acciones en ese sentido se iniciaron a raíz de una ley del 27 de julio de 1883, en la que se indicaba que el Gobierno, por medio de sus ingenieros, mandaría realizar con la mayor brevedad los estudios del ferrocarril. Éste partiría de Ferrol, pasando por Santa Marta, Viveiro y Ribadeo hasta acabar en Gijón.

Tres años más tarde se publicó en Ferrol un estudio en el que se indicaba que la línea debería ser de vía estrecha. Su coste ascendería a 100.000 pesetas –600 euros- por kilómetro construído. Unos años después varios ayuntamientos intentaron emprender el proyecto, a pesar de que finalmente fue desestimado al carecer de ayudas institucionales.

En agosto de 1902 llegaron a Ortigueira los ingenieros que realizaron el estudio de la vía, aunque las obras no comenzarían hasta 1920. En 1921 se construye el viaducto de once arcos de Santiago de Mera. El primer tren no lo cruzaría hasta los años sesenta del siglo XX, cien años después de que echase a andar el proyecto. En el momento de su inauguración esta línea, de vía estrecha, estaba ya absolutamente desfasada con respecto a los avances de la época.



© CONCELLO DE ORTIGUEIRA