Ayuntamiento de Ortigueira

Logotipo Concello de Ortigueira

Las primeras industrias

En el siglo XVI Ortigueira y sus tierras estaban organizadas atendiendo a un sistema que provenía de la Edad Media. Éste pretendía transformarse en la dirección de las corrientes renovadoras del nuevo siglo. La economía se basaba en las mercancías que ofrecían la tierra y el mar. Así, en las huertas y vegas se cultivaban valiosos productos como viñedos, centeno, trigo, maíz menudo y avena. Con las castañas se alimentaba la población buena parte del año, mientras que las nueces, las naranjas, los limones o la sidra eran adquiridas por los comerciantes de los puertos norteños.

La ganadería se basaba fundamentalmente en el vacuno, ovino, caprino y caballar. En el mar se pescaban congrios, sardinas y merluzas. Algunas de estas especies eran saladas y vendidas, para después de prensadas sacarles el aceite.

La sal llegaba hasta los almacenes y después se distribuía a los lugares de uso. También la madera constituía una fuente importante de riquezas. Salía a través de los puertos de Pereiro Albar en San Claudio, Riomaior en Senra y Ortigueira. Las parroquias más ricas en estos bienes eran las de Insua y Ermo, seguidas por las demás en función de sus recursos. Así comienzan a construirse nuevos edificios en la villa, que contaba con unos escasos cien habitantes a comienzos del siglo XVI.

En el siglo XVII la industria de la salazón y la de la conserva toman impulso con la llegada de los catalanes a la parroquia de Santa María da Pedra y al puerto de Cariño. Comenzaban a levantarse los primeros almacenes de madera, llamados fabriquíns, que acogieron a gran cantidad de trabajadores. En la villa de Santa Marta se centraba toda la administración, lo que supuso un incremento de su población.

El comercio tenía ahora una nueva salida. Ya no era preciso vender el pescado fresco, sino que era posible elaborar el producto cuando las inclemencias del tiempo impedían la salida de las traineras y los botes.

El desarrollo económico del Ayuntamiento no sufrió grandes altibajos. Santa Marta se articuló como el núcleo que ofertaba servicios a las poblaciones rurales de Ortegal. Diversos estudios confirman que la Villa vivió su periodo de mayor decadencia en el primer tercio del XIX, antes de convertirse en ayuntamiento. Ya en los últimos años del siglo, los recursos aportados por los emigrantes constituyeron un elemento determinante para el fortalecimiento de su economía.



© CONCELLO DE ORTIGUEIRA