Ayuntamiento de Ortigueira

Logotipo Concello de Ortigueira

Imagen urbana de Santa Marta

En el siglo XIX el núcleo de población de la Villa se situaba en lo que por aquel entonces se llamaba Barrio das Cortes, hoy Cantón. En 1850 el alcalde de Santa Marta, Manuel Teijeiro, emitía un bando en el que se estipulaban ciertas normas urbanísticas, como la alineación de las casas o el blanqueo de las fachadas. El paso de los años y el progreso motivaron la ampliación de estas indicaciones, que pasaron a contemplar la limpieza. Así se hizo obligatorio que los vecinos barriesen y limpiasen la calle todos los sábados y se prohibió cubrir los inmuebles con tojos.

Fue en estas fechas cuando se conformó la imagen urbanística de Ortigueira. La calle Real fue arreglada en el año 1849, y en 1867 se colocarían las aceras. Posteriormente la pavimentación llegó hasta la Iglesia del Convento y se construyó una escalinata de acceso. Se formó la plaza de Isabel II. En 1845 concluyó el relleno de una pequeña ensenada que años después daría lugar a un paseo y a la alameda.

En 1861 se instaló la iluminación pública, con suministro de petróleo, en las curvas de las principales calles. La luz eléctrica no llegaría a Santa Marta hasta el año 1912.

El aumento de la población hizo necesario dotar a la Villa de determinadas infraestructuras. Por este motivo se aprobó en el año 1879 la construcción de un hospital y de un nuevo cementerio en el barrio de O Ponto, este último financiado en gran medida con las donaciones de los indianos. Se procedió asimismo a la instalación de varias fuentes.

En lo que respecta a las actividades culturales de la Villa, en 1849 se creó la primera asociación de recreo. Posteriormente se fundarían la Sociedad Recreativa –1851-, el Liceo Recreativo –1872-, el Circo de Artesáns –1878- o el Casino Ortegano –1902-.

A mediados del siglo XIX un grupo de vecinos le solicitó al Ayuntamiento que adecentase una parte del antiguo convento –aquella que les había servido a los frailes para almacenar vino y leña- para dedicarla a actividades culturales. Fruto de esta demanda, y gracias a las aportaciones económicas de los habitantes de la Villa, se inauguraba en 1850 el Teatro de la Beneficencia. Este inmueble sufriría posteriormente diversas reformas, relacionadas con la construcción de dos pisos de palcos, la decoración, la pintura o la iluminación.

Puede interesarte

Visitas de interés: el Teatro de la Beneficencia.



© CONCELLO DE ORTIGUEIRA